Qué afecta al consumo de tu automóvil

Prepárate para tu viaje en coche
10 julio, 2018
Curiosidades de matrículas de coches
19 septiembre, 2018
Mostrar todo

Qué afecta al consumo de tu automóvil

Aunque la variable más importante para calcular el consumo de un coche es la distancia recorrida, no es la única.consumo de combustible
Cada vez sube más el precio de los combustibles que necesitan nuestros vehículos. Es buen momento para darnos cuenta de qué elementos influyen en el consumo del coche. Así podremos tenerlos en cuenta y así ahorrar de forma consciente en el gasto de energía.

Pautas para disminuir el consumo

Aparte de la distancia que recorre tu vehículo, otros aspectos a considerar son los siguientes:

– Mantenimiento. Cuida, tanto el nivel de los distintos líquidos como la limpieza de los filtros, para economizar el consumo del coche.

– Presión de los neumáticos. Aunque podría estar englobado en el punto anterior, merece capítulo aparte. Si la presión está más baja que la recomendada, el consumo aumentará. Eso sí, cuidado con no inflar de más, pues se pueden producir reventones no deseados. También hay que tener en cuenta el buen estado de los neumáticos.

– Aire acondicionado y calefacción. Los sistemas de climatización afectan al gasto de gasolina/diésel de manera acusada. Por eso, es recomendable que la temperatura se mantenga entre 21 y 23 ºC. Si se desconecta unos minutos antes de llegar al destino, también estaremos ahorrando.

– Ventanillas. Si están bajadas, aumenta la resistencia del vehículo al aire. O lo que es lo mismo, su aerodinámica disminuye. Así, necesitará consumir más combustible para mantener una misma velocidad. Lógicamente, la recomendación para no malgastar energía es tener las ventanillas subidas.

– Carga. Por el mismo motivo anterior, disponer de una baca cargada, también aumenta el gasto. Además, con el agravio de añadir más peso, que también influye en la resistencia al aire. No solo nos referimos a la baca cuando te decimos que lo mejor es no sobrecargar tu vehículo para optimizar el combustible.

– Cambio de marchas. En cuanto a la conducción, dependiendo del lugar y de las circunstancias, requerirás una velocidad u otra. Si dejas que se revolucione más de la cuenta, estarás contribuyendo a un mayor consumo. En determinadas situaciones también puedes dejar que la inercia haga su trabajo, dejando de acelerar en una cuesta abajo, por ejemplo. O mientras te acercas a un semáforo que acaba de cambiar a rojo.

– Acelerones. Realizar acelerones supone un gasto innecesario de combustible. Además, los acelerones conllevan frenazos que también desgastan otras partes del vehículo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies